¿Conciliaqué?

Desde hace cinco meses hemos tenido la gran fortuna de ser padres. Todo el mundo de la maternidad y la paternidad nos era desconocido, pero es cierto que vamos aprendiendo a medida que nuestra pequeña también crece.

Con ella hemos descubierto un mundo mágico dónde el tiempo se detiene y aprendes a disfrutar de las cosas que realmente importan, como una risa, un guiño, una caricia, un querer coger todo lo que le llama la atención … Pero , desafortunadamente, también aprendemos que la realidad de nuestra sociedad no está diseñada para unos padres trabajadores.

Si has sido madre hace 16 semanas y te toca volver a incorporarte al mundo laboral, ya sabes de qué te hablo. Es el momento de valorar qué opciones tienes para conciliar la vida familiar y laboral. Sin embargo, si no trabajas fuera de casa, también puedes necesitar conciliar tu vida familiar y personal.

No es tarea sencilla y, a menudo, aceptamos la opción que parece adecuarse más a nuestra vida…pero muchas veces no es la opción que escogeríamos. Queda mucho camino por recorrer en esto de conciliar. Queda tanto, que dudo que algún día los que ahora somos madres y padres primerizos podamos verlo. Y no me leáis como una pesimista (al contrario, soy una entusiasta del positivismo) pero hay veces que hay que ser realista y analizar la situación tal cual es para poder iniciar algún cambio.

Cambio que debemos promover nosotras, nosotros. Cambio que quejándonos en el sofá de casa no va a llegar. Cambio que si no manifestamos abiertamente y solicitamos cómo es debido no culminará. Cambio que quizá asusta a quién no debe, por aquello de cambiar una sociedad con tantos años de solera… pero ya se sabe, a veces, la tradición hace la norma.

Pero, ¿por qué no construir un pueblo con tradición y evolución? Vamos, lo que sería quedarse con lo mejor de cada casa.

Porque el cambio asusta. Nos da miedo equivocarnos (o, mejor dicho, les da miedo).

Aún así,  me parece curioso que otros países vecinos hayan tomado otras opciones de conciliación y vivan la mar de bien. ¿Mejor incluso?

Como decía al inicio, si eres madre y debes volver al trabajo en breve (o padre), no te agobies de entrada e intenta valorar todas tus opciones. Recuerda:

  •  Para el cuidado de tu bebé puede ayudarte algún familiar, y si no tienes esta posibilidad, consulta las guarderías o grupos de crianza que tengas cerca de tu casa.

 

  • Infórmate de tus derechos (¡los tienes!) a la hora de fijar tu horario laboral, como vas a compaginarlo con la lactancia, si estás pensando en coger una excedencia…

 

  • Date tiempo para ir asimilando los nuevos horarios. No te exijas de más.

La vuelta al cole

Eva Moreno Boixadera • psicóloga col. núm. 20433
consulta online y presencial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s